PARA LA LIBERTAD SANGRO, LUCHO, PERVIVO…(Homenage a Vicent Almela en música de Serrat)

•3 mayo 2016 • Dejar un comentario

Vicent Almela i Caballé és un d’eixos artistes de dilatada trayectòria que és admirat per varies generacions d’amants de les falles. “Contra gustos no hay disputa” i el seu estil progressa des de que comença a fer falles i s’establix en unes llínees senzilles totalment reconegudes per l’espectador que contempla unes obres que rebujen lo superflu per a centrar-se en la crítica, en el cas de les majors, o la didàctica en infantils, acompanyades de gran calitat en l’eixecució i una paleta de colors que recorden al seu “Mediterràneo”.

“Fa vints anys que diu que fa vint anys que té vint anys”.. i es que Vicent naix en 1955 i es cria en el barri del Carme de nostra ciutat. En l’infància comença la seua fascinació per les falles quan a l’eixida de l’escola passa irremediablement per la plaça de Na Jordana per a vore si  havien dut alguna nova peça de la falla…”y a todas horas la iba a ver porque yo amaba a esa mujer de cartón piedra”.

L’inquietut artística el du a estudiar en l’escola d’Arts i Oficis en la modalitat de decoració. Sent “un soñador de pelo largo” colabora en el tallers dels German Sánchez, Alfredo García i Josep Pascual “Pepet”, per a en 1973 arrivar al convenciment de dirigir la seua vida professional cap a les Falles quan entra a treballar i formar-se en el taller d’Alfredo Ruiz.

“Cada loco con su tema”  i és en 1976 quan planta la seua primera falla infantil per a Bolseria – Tros Alt; per a quatre anys després, en 1980 debutar en la secció especial infantil en la plaça del Pilar i plantar la seua primera falla gran  en Josep Benlliure – Travesia del Teatre.

“No escojas sólo una parte, tómame como me doy” ,  d’una extensa producció de falles que van des de la participació en secció especial en els anys 1999 i 2000 en la falla Benicalap i en 2001 en una espectacular obra per a la plaça de la Mercé, que tornaria a fer en 2003, i en 2005 en Na Jordana colaborant en el proyecte “Carme, t’estime”. Moltes son les falles que ha fruït de la seua obra a banda de les nomenades: Castelló – Sogorp,  Trinitat – Alboraia, Sant Vicent – Periodista Azzatti, Marqués de Montortal – Josep Esteve, Nau – Bonaire, Serrans – Pça del Furs, Regne de Valéncia – Sant Valer, Sant Antoni de Chirivella, Actor Mora, Progrés – Teatre de la Marina, Joaquim Navarro – Carrícola, Micer Rabassa, Salamanca – Conte d’Altea, Albacete – Marvá, Cervantes, Mistral – Murta, Portal de Valldigna… És destacable per a l’història la falla de 1988 per a Espartero perque és la primera que introduix en la seua elaboració el suro blanc de manera important. Continua plantant falles fins que en 2012 decidix no realisar més falles grans després de la de la Plaça del Dr. Collado.

Des de llavors es dedica a les falles per a “Esos locos bajitos” , per als chiquets, on es troba realment cómode fent una labor personal plasmant unes falletes inédites, pensades, ben acabades, sense excessos i per a fruir-les tant menuts com majors: Verge de Lepant, Mestre Gozalbo, L’Alguer, Pizarro, Camí Nou de Picanya, Pça de la Reina, Ciutat de l’Artiste Faller i destacant Ceramiste Ros i Cuba –Lliterat Azorín en secció Especial son comissions on Vicent demostra el bon quefer en infantils només.

També té una gran producció en fogueres i colabora com a dibuixant en varies publicacions, sent també creador de “Patufet” per al Turista Fallero…. I es que Vicent, com diria el poeta Antoni Machado….”hace camino al andar”

“Para la libertad sangro, lucho, pervivo…” , Vicent no tan sols destaca en la seua faceta professional i artística…. Vicent és una de eixes persones de les que ú es sent orgullós de conéixer. El ser conseqüent tant en els pensaments com en els actes és una constant en la seua vida. Persona desinteressada en els demés que mai diu que no si li demanes consell o ajuda. Molt bon conversador… en privat (en públic diriem que progressa adequadament) té gran capacitat per a empatisar facílment en les persones.

Preocupat per tot lo que li rodeja i per la societat en la que ens ha tocat viure es rebela contra les injustícies socials descarregant en les seues falles una crítica politic-social actual, mordaç i directa; mentres per mig de les infantils es preocupa en transmetre els valors de compromís i solidaritat que ell atresora.

Vicent es considera un privilegiat perque pot viure de lo que més li agrada, de u dels millor treballs del món: de fer falles

JULIÁN PUCHE. LEGADO DE GRANDES FALLAS

•25 mayo 2015 • 1 comentario

Julián Puche Ferrándiz, nace tal día como hoy, 25 de Mayo de 1915 en Carabanchel Alto, en Madrid, CaricaturaJulianPuchetrasladándose pronto a Valencia. En 1928, posiblemente con 14 años ingresa en la Academia de Artes y Oficios artísticos de San Carlos, compaginando sus estudios de dibujo y modelado como aprendiz en el taller de Doménech ganando 1 peseta a la semana. Su padre no era demasiado partidario de esta profesión artística por lo que fuerza para que Julián aceptara un trabajo como mecánico en la empresa Hispano Olivetti. Por suerte para nosotros Julián no cesa en su empeño de desarrollar sus dotes artíticas y consigue tiempo para completar su formación trabajando en el taller del pintor y cartelista Vicente Canet Cabellón como pintor de abanicos, siendo éste artista junto con Pepe Vizcaino, amistad que fragua en el servicio militar (entonces fallero de Pelayo – Mtco. Marzal y posteriormente de la Pza. del Pilar), quienes le ponen en contacto con el mundo de las Fallas.

1943 Falla Pelayo - M. Marzal

1943 Falla Pelayo – M. Marzal

Dada su amistad antes reseñada con Pepe Vizcaíno es la Falla Pelayo – Matemático Marzal en el año 1943 quien le da la alternativa y firma su primer catafalco que llevaba por lema “La juventut de hui” estando en 2ª sección y por el que la comisión pagó 7000 pts

Pero me gustaría comentar una anécdota acaecida con la falla Pelayo en ese mismo año 1946. Da la casualidad que era presidente D. Vicente Marco Ferrer, mi yayo por parte paterna, y según relata el libro de las bodas de oro de la propia comisión parece ser que hubo bastantes problemas con la que ellos pasaron a denominar “la falla del camión” pero que realmente tenía por lema “El carrer dels camions”.

La falla se confeccionaba en el taller de Julian Puche cercano a Benimaclet y los falleros acuden al local para ayudar en el transporte de la misma. Todo iba bien en el traslado de la falla, que había costado 9000 pts., con el remate de un enorme “Tio Nelo” con una escoba sobre

1946.- Falla Pelayo - M. Marzal

1946.- Falla Pelayo – M. Marzal

un camión, hasta que la comitiva llegó a la Pza. de la Reina donde el brazo del gigantesco labrador chocó contra un tranvía rompiéndolo. Allí mismo se intentó arreglar con el poco material que disponían y llegaban a la calle Pelayo a las 23 horas aproximadamente. Comenzó la plantà y por mucho que artista y falleros se afanaban no conseguían que el brazo y la escoba se mantuvieran en su sitio. Tras la desesperación de todos se decide a las 12 del mediodía del día siguiente llamar a los bomberos quienes con una enorme escalera y muchos apuros a las cuatro de la tarde deciden dejar por imposible la plantà, resignándose a que el Tio Nelo no luciera su “granera” en esas Fallas. En 1947 el artista se quita la espinita con la comisión de Pelayo, quien de nuevo y pese a los problemas vuelve a confiar en él y con la falla “Lliteratura barata” consigue el 4º premio de la 2ª sección.

En 1951 ya consigue el premio al Millor Ninot de la sección 3ª para la falla del carrer Cavallers “Festa en l’aire”, preámbulo de históricas aportaciones a la Exposició del Ninot a lo largo de su extensa trayectoria

1959.- Ninot Indultat (Falla Pie de la Cruz)

1959.- Ninot Indultat (Falla Pie de la Cruz)

Julián Puche alcanza su consagración definitiva con la falla Pie de la Cruz de 1959 que bajo el lema “Per a ofrenar” acapara el 1º premio de 2ª categoría y el premio especial del arte. Pero lo que le catapulta es la obtención de su primer Ninot Indultat entre los 151 que concurrieron ese año a la exposición.

En 1961 Julián Puche firma su primera falla en sección Especial para la comisión de Na Jordana, posiblemente la comisión más importante en su carrera. De esta manera “Dur endavant una falla, problema de tres en raya” es la primera de una primera serie de siete

1965.- Falla Na Jordana

1965.- Falla Na Jordana

fallas consecutivas en Na Jordana. Este año le otorgan el 4º premio de especial. Es con Na Jordana en 1965 con quien consigue por primera vez el primer premio de la máxima categoría situándose por fín a la altura de los grandes artistas de su generación. “Es chopà fins la moma” era una superposición de elementos desde el cuerpo central al remate relacionados con el líquido elemento: palangana, olas marinas, sirenas, jarra y otro grupo de sirenas más pequeño en lo más alto (efecto muy utilizado). Con ella reafirma un éxito que le sonrerirá años después además de impedir que Huerta consiguiera tres triunfos consecutivos.

1970.- Falla C. Jerusalén - M. Marzal

1970.- Falla C. Jerusalén – M. Marzal

En 1970 Julián Puche asume el cargo de Maestro Mayor del Gremio Artesano de Artistas Falleros de Valencia, ostentándolo hasta 1974. Bajo su presidencia se aborda todo lo relativo a la cesión de terrenos y construcción de lo que será el Museo y Casa Gremial, así como la aprobación del Reglamento del propio Gremio.

En las fallas de 1970 y debido a probablemente a la influencia y colaboración de su hijo José, las obras de Julián Puche se decantan de forma abierta y decisiva hacia la caricatura. La mayoría de las escenas de las bases contenían un registro de caricatura contenida y trazos elegantes. Es aquí un punto de inflexión estética en su obra. Con la falla “Choriços” y para Convento Jerusalen consigue su segundo máximo galardón de especial de los cuatro que posee.

Una de las fallas más recordadas con agrado por los especialistas dada su

1971.- Falla Cvto. Jerusalén - M. Marzal

1971.- Falla Cvto. Jerusalén – M. Marzal

excelencia y valorada como una de las mejores de la historia, es la que construye Julián para Convento Jerusalen en 1971, un triunfo total de la caricatura en una impactante composición en la que se incluyen diversos niveles en las figuras

Tras cinco años de ausencia y de hacer la “puñeta” desde la competencia, Na Jordana vuelve a contratar a Julián Puche… ahora ya como un gran maestro. A la comisión del Carmen presenta una propuesta jocosa, comprometida, satírica y “brófega” bajo las pautas estéticas de la caricatura. La falla, incluso antes de plantarse, ya da mucho que hablar. Un periodista vierte ciertos comentarios

1973.- Escena tranvía falla Na Jordana

1973.- Escena tranvía falla Na Jordana

negativos sobre el argumento a raiz de la visita de las autoridades a los talleres falleros. La califica de inmoral e incluso de pornográfica lo cual provoca dos efectos complementarios: una mayor afluencia de público y una predisposición negativa del jurado. No obstante en esta falla encontramos escenas que por derecho propio pasarán a la memoria colectiva como antológicas. Una de ellas es la del tranvía: situación que se vive tras un frenazo del tranvia mientras una joven madre sujeta a su niña para hacer sus necesidades fisiológicas. A esta falla se le otorga el 3º premio de la sección especial…. Pero “Porcades” y su atrevimiento consiguen alzarse con el 1º premio de ingenio y gracia.

En 1975 y para celebrar su retirada definitiva de la sección especial, Julián Puche nos regala con su falla más

1975.- Falla Na Jordana

1975.- Falla Na Jordana

celebrada: “Naufraguen les tradicions”. Una magistral falla apologética, considerada entre las mejores de las plantadas en la historia fallera, que trataba sobre la gradual desaparición de las costumbres valencianas. En ella destacaba sobremanera su bella composición, la fuerza expresiva de sus figuras y la riqueza de ornamentación.

En Abril de 1975 José Puche se incorpora a la empresa Lladró dejando momentáneamente de firmar fallas, lo cual no impide que continúe en el taller como estrecho colaborador en los proyectos de su padre como es en ese año el de Obispo Amigó – Cuenca, comisión en la que en este y en años venideros tanto padre como hijo ofrecerán un verdadero recital de grandes fallas jalonadas por el éxito y la aclamación popular. En ese primer año de 1976 ya se obtiene el 1º premio de la sección 1ªB con “Burrocracia”.

Julián toma el relevo de su hijo José en la Falla San Vicente – Falangista Esteve tras su exitoso paso en el que ganó tres primeros premios en las tres fallas plantadas. Pues curiosamente, también son tres años seguidos

1979.- Falla O. Amigó - Cuenca

1979.- Falla O. Amigó – Cuenca

los que la comisión confía en Julián y en ninguno de ellos logra alzarse con el máximo galardón.

Sí que sigue cosechando éxitos en Obispo Amigó, ya que al año siguiente, en 1977, consigue el doblete: 1º premio de sección y 1ª premio de ingenio y gracia de 1ªB con la falla “La nit”. Continua recreándose en la minucia mimando la calidad de ejecución de sus elegantes formas.

1979 marca el inicio de un antológico final de carrera de Julián Puche; desde este año a 1981 va a plantar 8 de sus 80 fallas y conseguirá nada más y nada menos que 5 primeros premios

En Obispo Amigó – Cuenca celebran su 50 aniversario y deciden dar un salto cualitativo a la falla dotando al artista del presupuesto necesario para acceder a la categoría de plata: 1ªA. Julián plantará la primera de una serie de tres elegantes fallas firmadas por él (con la evidente colaboración de José Puche) que marcan un periodo espectacular para la comisión y que son admiradas desde entonces hasta nuestros días. Personalmente, en mi supuesto listado de mejores fallas que he tenido la suerte de contemplar, éstas entrarían seguramente en la parte alta de la clasificación

“A la lluna de Valéncia” es un catafalco que recibe el éxito desde la línea reivindicativa: el “llaurador valencià” se duerme a la luna de Valencia mientras los enemigos le acosan. Acompañaría al merecido doblete con 1º premio y 1º de ingenio y gracia de 1ªA el indulto de su ninot por parte del Gremio de Artistas Falleros.

La producción fallera de los Puche en 1980 se reduce a dos catafalcos: Espartero – G.V. Ramón y Cajal y

1980.- Falla O. Amigó - Cuenca

1980.- Falla O. Amigó – Cuenca

Obispo Amigó – Cuenca….. y con ambos consigue el 1ª premio, tanto de sección 1ªB como de 1ªA. En la primera de ellas Julián nos muestra bajo el lema “L’as de copes” una serie de significados y acepciones que tiene la palabra copa. Acompaña, hecho que será común en muchas fallas de la firma Puche, el 4º premio de ingenio y gracia. Y en Obispo Amigó vuelven a dar toda una lección magistral de cuidado del detalle, de pulcritud en los acabados y de un estilo sobrio con una caricatura de trazos elegantes.

Antes, en la Exposición, Julián Puche consigue su quinto Ninot Indultat con la escena “La corda fluixa” que en la temática de la falla representa un número de funambulismo mostrando los equilibrios que tienen que hacer tres jubilados con sus míseras pensiones para llegar a fin de mes. Un grupo de los más destacados de los presentes en Monteolivete por su equilibrio, dinamismo y expresividad. La falla, con una espectacular cabeza de caballo coronada por un grupo de payasos, llevaba por lema “El circ” y presentaba en sus escenas una sucesión de números circenses que servían de excusa para criticar diversos aspectos de la situación económica y política de la transición democrática. Junto al 1º premio de 1ªA, el Ninot Indultat y el Millor Ninot de sección el catafalco se ve destacado también con el 1º premio de ingenio y gracia.

Resulta bastante insólito que un mismo artista presente, a niveles de sección altos, 1ªA, dos proyectos y que con ellos acapare el 1º y 3º premio de sección el 1º premio de ingenio y gracia, el Ninot Indultat y el Millor Ninot de secció………. pues esto es exactamente lo que consiguió Julián Puche en 1981, el año previo a su jubilación.

En Espartero, que accede a la sección de plata celebrando el 75 aniversario de la fundación de la comisión, es donde consigue el 3º premio, el 1º de ingenio y gracia y el Ninot Indultat.

1981.- Ninot Indultat (Falla Espartero - G.V. Ramón y Cajal)

1981.- Ninot Indultat (Falla Espartero – G.V. Ramón y Cajal)

La última falla que realiza Julián Puche, que no José, para Obispo Amigó – Cuenca cierra el espectacular trienio de éxitos en 1ªA con esta comisión y supone un perfecto broche de oro a la carrera profesional del artista. Un enorme sol con cara humanizada como parte central de la falla y que bajo el soporte de la contaminación y la ecología conforman otra imagen monumental díficil de eliminar de nuestra memoria fallera. No en vano “La contaminació” revalida un año más el 1º premio de la sección y es acompañado de la distinción al Millor Ninot de secció.

En 1982 Julián Puche deja de firmar fallas pero no se aleja del taller en el que ayuda a su hijo y a su discípulo Luís Martínez Canuto.

Julián Puche Ferrandis fallece en el año 1984, tan sólo tres años después de plantar su última falla dejando tras de sí un enorme legado de grandes obras falleras

¿QUÉ ÉS UNA FALLA? (Versió de Milo per a Na Jordana 1968)

•8 mayo 2015 • Dejar un comentario

ENDEVINA, ENDEVINALLA:

SAP VOSTÉ QUÉ ÉS UNA FALLA?

 

Ironia i espill, sàtira i llum;1968_LLibretNaJordana

sarcasme, correctiu, castic i tralla;

ànima i esperit, bromera i palla;

humor i fantasia, foc i fum.

Il.lusió i esclafit, fusta i bum-bum;

gràcia i art, intenció, broma i rialla;

música i poesia; borumballa;

gojosa tradició, festa i costum…

Aixó potser la falla quan s’admira,

i moltes coses més, segurament.

Cada falla, si bé se la regira,

Porta per dins vint falles, trenta, o cent.

Se pot dir que, segons el qui la mira,

la falla és una cosa diferent.

__________________________________

 

1968_0E_02_009NaJordanaEl poeta Emili Panach “Milo” definía a la perfección en el llibret de la comisión Na Jordana de 1968 lo que para él era una falla. Estos versos forman parte de la introduccción a la “explicació i relació” de la falla que fue merecedora del Premi Extraordinari Bernat i Baldoví que entregó la sociedad Lo Rat Penat ( en ese mismo año “Milo” consiguió dos Premis Extraordinaris más en el mismo concurso).

La falla, obra del artista José Martínez Mollá, obtuvo el 2º premio de la sección Especial bajo el lema “¡Ché quin món!”. Es en esta falla cuando su artista ya hace aparecer la caricatura como elemento principal, posiblemente gracias a la influencia que dejan Modesto González o Juan Huerta con quienes colaboró en sus talleres. Otra de las características del artista que utilizó en esta falla es la de abarrotarla de personajes y otros elementos; en este caso presentaba ni más ni menos que 70 ninots… podríamos decir que el bueno de Pepe Martínez Mollá tenía “miedo” al vacío, pero la realidad es que todos los personajes estaban dispuestos en perfecto orden y no se podía concebir un ninot sin otro. Con una altura de 20 metros y 16 metros de anchura la falla criticaba la actualidad de aquellos años: un demonio representaba al mundo, los greñudos son los miembros de los grupos musicales de la época y las cerdas representaban a las mujeres del barrio chino.1968_0E_02_009NaJordana_02

Era en 1968…. ¡qué poco cambian a veces las cosas!: concurso de fallas, premios, jurados, modernas, clásicas, innovadoras, cartón, corcho, modelado, refrito, altas, bajas, con ingenio, con gracia, con guión, con diseñador, con bocetista….. pero “Milo” creo que entonces ya dio en el clavo:

Cada falla, si bé se la regira,

Porta per dins vint falles, trenta, o cent.

Se pot dir que, segons el qui la mira,

la falla és una cosa diferent.

EL “MAESTRO” VICENTE LORENZO DÍAZ

•26 abril 2015 • Dejar un comentario

Hace ya mucho tiempo que no escribo en este blog….lo tengo olvidado. Pero hoy quiero retomarlo porque me apetece seguir hablando de una de mis pasiones: las Fallas. (Lo habíais notado ¿no?). Y si de Fallas tenemos que hablar hay muchos artistas a los que dedicaría este modesto espacio, pero uno de los que lo merece es el gran Vicente Lorenzo Díaz.

Falla Infantil S. Vte. - F. Esteve 1976

Falla Infantil S. Vte. – F. Esteve 1976

Lo que voy a escribir bajo de estas líneas él lo oyó en primera persona en una de las “Tertúlies El Sacabuig” que estaba dedicada a su figura… y hoy las comparto aquí.

Vicente nace en 1950 en Valencia. Estudiante de Artes y Oficios obtiene la especialidad de rotulista; y a lo largo de su carrera profesional se desarrolla como artista fallero, ilustrador y dibujante.

Tiene el honor de ser el primer artista que consigue el 1º premio de la entonces creada “Sección Especial

Infantil” en 1976, en la falla San Vicente – Falangista Esteve con una creación titulada “Sàvia nova”.

Yo no recuerdo aquella fallita y sólo la he visto en fotografías, pero el libro “Fallas Infantiles, juego y tradición” la describe como “una composición limpia, sin florituras, y con un remate al que dotó de impecable airosidad”… y exactamente eso son para mí las fallas de V1998_PortadaLlibretSMMIcaelaicente: florituras las justas, ni lentejuelas ni puntillas. Las composiciones de Vicente buscaban y buscan, (porque él sigue en activo y firmando fallas) la proximidad al niño, la temática y el guión dirigido hacia los más pequeños y no hacia los mayores o al jurado….Y como precisamente lo contrario a eso era lo que se premiaba a finales de los 70 y durante los 80, Vicente, junto a Luís Boix probablemente, fueron los artistas que pienso que se sintieron más machacados por el dominio absoluto de los primeros premios por parte de Canet.

Conozco a Vicente personalmente más o menos desde 1996, aunque antes había coincidido con él modelando figuras en el taller de José Ramón Espuig (artista que entonces realizaba la falla de mi comisión). Yo era Delegado del Llibret y mi intención era la de mejorarlo dotándolo de portadas originales y de esta manera también partcipar en el concurso de portadas de Lo Rat Penat. Hablando del tema en la falla, un fallero que trabajaba en la concesionaria de coches ACartelFallas1988lmenar me habló de un compañero que era el rotulista de la empresa y que tenía una mano espectacular para el dibujo. Al requerirle el nombre para ponerme en contacto con él, este buen hombre me dice que se trata de Vicente Lorenzo, ¡nada más y nada menos!… Y allí voy yo, a un pequeño taller de la Plaza de la Iglesia de Benicalap a hablar con él y pedirle que hiciera la portada del llibret de la falla. Y la hizo…. durante seis años consecutivos; unos años la mayor y otras la infantil, compartiéndolas primero con su hijo Sergio para después pasarle el testigo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Falla infantil F. Pedro Vives – Bilbao – M. Thous 2015

Vicente es un gran ilustrador y cartelista. El presidente de la asociación Valenciana de Cartelistas, gran persona y gran amigo de Vicente, Rafael Contreras Juesas dice de él: “polifacético artista renacentista que posee una paleta rica en colores límpios y mediterráneos. Es un experto rotulista, buen conocedor de tipos y caracteres que combina armónicamente. En el terreno tridimensional modela con destreza las más variadas figuras y estructuras”. Reconocido y premiado en el Concurso de Carteles de Fallas varias veces (para mi gusto la obra que mejor define el espíritu fallero de la ciudad es el de 1988: el escudo humanizado), Carnavales del Círculo de Bellas Artes, Fallas de Sagunto, Moros y Cristianos de Godella, etc…También colabora en revistas como ArtFa, Cendra y El Turista Fallero tanto en su portada como en el interior… y no sé si él mismo será capaz de enumerar la cantidad de bocetos de fallas que ha dibujado para diferentes artistas durante su vida…Probablemente es uno de los dibujantes de bocetos más prolíficos junto a Miguel López Monserrat.

Fue pieza importante en el taller de Vicente Agulleiro en la época en que éste producía sus obras más importantes… en esa época en la que se plantaban unas fallas que forman parte de la memoria de todos.

Conocedor de su oficio y del mundo fallero, es todo un lujo poder pasar un rato charlando con él de fallas. Su

Ninot infantil realizado por Vte. Fco. Lorenzo en 2006 dedicado a su padre (Falla Quart Extramuros - Velázquez)

Ninot infantil realizado por Vte. Fco. Lorenzo en 2006 dedicado a su padre (Falla Quart Extramuros – Velázquez)

experiencia y sus experiencias, recientes y no tanto, hacen que atesore todo tipo de vivencias y anécdotas que transmite con la nostalgia de aquel que ha visto lo mucho que ha cambiado tanto su oficio como las fallas. Allí, en su taller, aún permanece la pila para modelar en barro….y es el último artista fallero al que yo he visto utilizarla.

Su profesionalidad le ha llevado a actualizar sus herramientas y adaptarse a la perfección…. ahora el cutter y la lija modela el corcho blanco como antes lo hacía con barro, y su pincel matiza el color en unas piezas que poco tienen que ver con

aquellas que pintaba en sus inicios. Y de todo esto tiene mucha culpa su hijo, Vicente Francisco, compañero de un taller que funciona con la precisión de un reloj, en el que se une la experiencia, la innovación y la calidad. Un taller al que estoy

muy agradecido por mantenerme siempre las puertas abiertas y donde puedo disfrutar hablando de fallas con dos grandes artistas y mejores personas.

JOSÉ BALLESTER PERIS. ARTISTA INTERNACIONAL DESDE LA CIUDAD FALLERA

•10 septiembre 2012 • 1 comentario

Muchas, muchísimas veces, más de las que quisiéramos, el conocimiento de que una persona allegada, amiga o familiar nos deja para siempre  nos golpea de repente, sin esperarlo…. Exactamente esto es lo que ayer, 8 de Septiembre, sucedió con la fatal noticia del fallecimiento de José Ballester Peris….

Para mí, desde el momento que tuve la suerte de conocerlo, me pareció una de esas personas por la que darías cualquier cosa por sentarte tranquilamente a charlar con él y te contara todas las experiencias que atesora su dilatada carrera artística, tanto en el mundo fallero como fuera de él.

De trato amabilísimo, de carácter optimista y jovial, y de ideas y convicciones irrenunciables, este ARTISTA valenciano nacido en 1930 empieza su formación en el pequeño taller de imaginería religiosa que tenía su padre en el barrio del Carmen. Rodeado de ángeles y santos tallados en madera estudia Bellas Artes y pasa a colaborar como pintor en los mejores talleres de artistas falleros de la época: primero junto a los hermanos Fontelles; después para Vicente Luna; pasando posteriormente a trabajar con Regino Más y por último en el taller de Julián Puche.

En 1968, firma junto a José Azpeitia, la falla de Fernando el Católico – Ángel Guimerá, falla de especial que desestima anteriormente otra comisión de la misma sección. Esta falla es la que popularmente se conoce como la de “María Antonieta” cuyo lema era “Coqueteries” y que sorprende a propios y extraños por su excelente calidad consiguiendo un 4º premio de la máxima sección. Al año siguiente vuelve a firmar con la misma comisión y en la misma sección (dato éste bastante relevante) para realizar posteriormente la de San Miguel – Pza. Vicente Iborra y ser colaborador del taller de Salvador Gimeno.

En 1971 deja un poco de lado el mundo de las Fallas para meterse de lleno en la escultura de figuras de cera, recibiendo el encargo de la multinacional “Ripley’s it believe or not!” de realizar las de tres presidentes de los Estados Unidos de América: George Washington, Thomas Jefferson y Abraham Linconl. Dedica más de treinta años a realizar figuras de los personajes más famosos de la política, del cine, de la música o del deporte trabajando para la compañía “Madame Tussaud” y “Guiness Records”, y su obra está presente en los museos más importantes del mundo: Estados Unidos, Canadá, México, Dinamarca, Alemania, Reino Unido, Australia, Corea, etc…. ¡Y todo ello desde su taller de la Ciudad Fallera!

No obstante su vinculación con las fallas es constante durante estos años, devoción de la que no quiere abstraerse, y sigue colaborando con talleres del nivel de los de Vicente Agulleiro, Manolo Martín, Agustín Villanueva, y Ramón Espinosa en labores de bocetado, modelado o pintura.

Yo lo conocí siendo el alma del taller que compartía su hijo, José Miguel Ballester junto a Guillermo Rojas para la confección de la falla Quart – Palomar  y Corregeria – Bany del Pavessos de 2006. Siempre amable, siempre ilusionado, como si de su primera falla se tratase, te ofrecía toda la explicación de su confección y su contenido, enfatizando en la vertiente crítica que tanto le agradaba cultivar junto a interesantes anécdotas de su pasado artístico. Después vinieron más visitas al taller y más conversaciones por diferentes causas de las que te quedaba siempre la sensación de conocer, aprender o descubrir algo nuevo… diferente.

No creo que su labor haya pasado desapercibida… pero sí que creo que no ha sido valorada en su justa medida. Como casi siempre se llegará tarde para merecidos homenajes, pero dentro de la modestia de cada uno de ellos, la falla Corregeria le dedicó un pequeño acto de reconocimiento en 2006; la Falla Santa Maria Micaela – Martí l’Humà le otorgó su “Premi Tabalet 2008” el día 12 de Noviembre de ese mismo año y el día 5 de Julio de 2012 la “Tertúlia Sacabuig”, que se organiza al abrigo de la Federació de Falles d’Especial Ingeni i Gràcia, giró en torno a su labor y trayectoria artística ofreciendo el compañero Chimo Berlanga en el casal de la falla Serrans – Plaça del Furs una completa reseña biográfica y gráfica de sus trabajos, a la que ya no pudo asistir personalmente debido a su delicado estado de salud.

Fue una persona querida en su entorno profesional, prueba de ello son las palabras de admiración de sus compañeros, tanto de su época en activo como los artistas actuales, para los que siempre tenía palabras de ánimo y valiosos consejos.

Hoy su taller está en manos de su hijo; heredero de su arte… y también de su carácter, de su coherencia personal, de su forma de ser…. José Miguel tiene la satisfacción de ser hijo de quien es, mostrándose siempre orgulloso de ello, y tiene el reto de llegar a ser tan buena persona como su padre…. y va camino de ello.

CRITERIOS…..¿OBJETIVOS O SUBJETIVOS?

•26 abril 2012 • 1 comentario

Desde la pasadas Fallas 2012 está saliendo a la palestra por parte sobre todo de aquellas personas que no están de acuerdo con el reparto de premios  en algunas secciones, bien sea en mayores como en infantiles, el interés en establecer criterios “objetivos” sobre los cuales ha de basarse el jurado. Tras la Asamblea de Presidentes de Fallas del martes 24 de Abril y las reseñas aparecidas en los dos diarios generalistas más importantes de nuestra Comunidad he pensado hacer unas reflexiones en voz alta:

1.- ¿Qué diferencia a la subjetividad de la objetividad?: “la subjetividad es la propiedad de las percepciones, argumentos y lenguaje basados en el punto de vista del sujeto y por tanto influidos por los intereses y deseos particulares del sujeto. La propiedad opuesta es la objetividad, que los basa en un punto de vista intersubjetivo, no prejuiciado, verificable por diferentes sujetos”.  

2.-¿Qué és el “criterio”?: “El termino criterio tiene su origen en un vocablo griego que significa “juzgar”. El criterio es el juicio o discernimiento de una persona. El criterio, por lo tanto, es una especie de condición subjetiva que permite concretar una elección. Se trata, en definitiva, de aquello que sustenta un juicio de valor. Por lo cual una misma situación puede entenderse de formas distintas de acuerdo al criterio. Un criterio también es un requisito que debe ser respetado para alcanzar un cierto objetivo o satisfacer una necesidad.”

Partiendo de la idea de que lo más ecuánime sería aplicar en su totalidad únicamente criterios “objetivos” a la hora de juzgar  algo o a alguien, así a bote pronto, se me ocurren varios inconvenientes por los cuales considero imposible aplicarlos al concurso de fallas. La primera y principal: si son “criterios objetivos” (según he podido leer: número de ninots, altura…) ¿para qué hace falta jurado?; con enviar un notario que diera fe de estos datos más el diámetro de la base, el peso, el valor económico, etc… y aplicándole un sencillo programa informático (un hoja Excel se me ocurre) ya estarían otorgados los premios…. Pero ¿eso queremos?¿estaríamos todos de acuerdo y conformes? ¡Tampoco!

Queramos o no queramos en todos los concursos en los que participan las Fallas (los convocados por JCF, Ayuntamiento u otros), los criterios subjetivos tienen un papel decisivo en el resultado final…. y para eso se nombra a unas personas  que ejercerán de jurado. A posteriori se podrá estar de acuerdo en su criterio o no… confiando siempre que éstos se han aplicado bajo la mayor dosis de responsabilidad posible. La sátira, el ingenio, la gracia, la composición, la pintura e incluso el modelado (por citar algunos de los parámetros valorables en una Falla) no pueden ni deben ser valorados de igual manera por diferentes personas. Incluso se podría discutir qué peso específico tienen cada uno de ellos por separado para la puntuación global y el posterior veredicto final. De igual manera tampoco considero que criterios llamados “objetivos” como el número de ninots, la altura o incluso el coste económico sea lo que defina el premio. ¿Cuántas fallas con los ninots y altura en su justa medida, compensados, con calidad, y presupuestos menores han dado mejor resultado en la calle que otras con mayor dotación presupuestaria y de medios?

En lo que sí que estaría de acuerdo en que en TODOS los concursos se fijasen de antemano los criterios “objetivos” a valorar; incluso que la puntuación del jurado se hiciera pública si fuera el caso… pero siempre teniendo en cuenta que no se puede dejar al margen los gustos personales, los conocimientos, las percepciones….. Todos tenemos en la memoria grandes desengaños o premios no concedidos inmerecidamente…. o al contrario: discutidos premios otorgados que bajo el criterio personal no tienen pies ni cabeza. ¡Y no sólo en el Concurso de Fallas!….¡que también! Podríamos citar las Cabalgatas, el Teatro, los Play-Backs, la Declamación Infantil, las Presentaciones, los Belenes, la Iluminación, los Llibrets…. por no hablar del más “sufrido” de todos los premios: el de Millor Ninot de Secció, o el de la misma  Falla del Ayuntamiento… continuando por  todas aquellas convocatorias en las que el resultado dependerá de un jurado calificador y no del desarrollo de la propia participación y competición individual y/o colectiva.

Yo entraría más en lo individual, en las personas. Lo primero, en aras de una mayor objetividad para la mayor complacencia y aceptación de la mayoría, las personas que ejerzan de jurado deberían estar libres de prejuicios; evidentemente ser totalmente compatibles evitando ser juez y parte (que haber casos los hay); tener un criterio definido que no sea influenciable por situaciones externas al propio concurso; conocimientos y capacidad para valorar y sobre todo honestidad y responsabilidad. “Simplemente” estas cualidades deberían ser para mí innegociables en todas y cada una de las personas que admitieran ser jurado (ya que a nadie le han puesto una pistola en el pecho para obligarle a ello) y en todos y cada uno de los diferentes concursos.

Lo que suceda tras el veredicto, de una u otra manera, ya será otra cosa y entra dentro de la forma de ser del fallero: la culpa será siempre del jurado y a “cabrejar-se com una mona”…. lo malo, lo injustificable, son las formas.

En fín…. de todas maneras: al final contento, lo que se dice contento, sólo uno, ¡el que gana!  Dejémonos de monsergas y llamemos a las cosas por su nombre.

NO QUEDA LO DIT, SINO LO ESCRIT. EL LLIBRET DE FALLA

•24 abril 2012 • Dejar un comentario

Hui, 23 d’Abril, Sant Jordi. Hui es celebra el Dia Internacional del Llibre. Fon triat este dia per la coincidència de la mort dels escritors Miguel de Cervantes, William Shakespeare i Garcilaso de la Vega (encara que pareix ser que no fon exactament així)…. partint l’idea originària  d’esta celebració del escritor valencià Vicent Clavel Andrés per allà el 1925. Hui en dia és una conmemoració per a fomentar la llectura, l’indústria editorial i defensar la protecció de la propietat intelectual.

Hui vullc sumar-me a tots aquells que defensen la Cultura del Llibret en les Falles fent-li l’homenage que mereix esta tradició que algunes comissions aconseguixen pujar a la categoría de llibre: verdaderes peces de coleccionisme que no son més que retalls de cultura valenciana.

Els llibrets de falla conformen un archiu lliterari, sociològic, polític, llingüistic i històric de nostres inquietuts com a poble. En ells es reflectix el barri, la ciutat, la Comunitat, l’Estat i el món.

Ha patit la censura eclesiàstica, la dels polítics i les autoritats, la de la dictadura. Ha segut company de camí de la transició, de les llibertats democràtiques, de les reivindicacions…. És notari d’una realitat canviant, és un acta, un dietari que conté documents que poden servir per a reconstruir nostre passat més recent.

Contenidor irrenunciable, perque si no fora així no seria ‘llibret’, de l’explicació i relació de lo que conte la falla: manifestació de lliteratura popular que ha perpetuat l’ús del valencià sense interrupcions; superant moltes vegades el menyspreu, l’indiferència, la censura politíca, la problematisació normalisadora… en definitiva el desconeiximent d’una realitat popular.

Hui pareix que el llibret de falla està consolidant-se des de l’evolució física i de continguts; des de la participació en ells de figures de renom lliterari, social, artístic i atres ámbits; des del recolzament d’institucions públiques i privades i pel manteniment al llarc del temps del tradicional  Concurs de Lo Rat Penat i de la més recent convocatòria de la Conselleria de Cultura.

Este testimoni escrit durant llargues époques fon pràcticament l’única forma d’expressió pública de la llengua dels valencians degut a la reticència del seu ús per part de les capes benestants de la societat. D’esta manera i referent ad este tema Josep Mª Bayarri en ‘L’elogi al Llibret de Falla’ present en el llibret de la falla dels carrers Erudit Mayans, Pintor Salvador Abril, Avguda. José Antonio i Sant Valer de l’any 1945 presentava ya la següent qüestió:

¿Cavallers, qui ha dit que no

se pòt escriure i parlar

en valencià net i clar,

com sempre, en esta ocasió?

Per nòstra satisfacció

L’autoritat que treballa

Per guanyar esta batalla

De la pau, al pòble va,

I es plau de que en valencià

Siga el “llibret de la falla”

Així puix per a finalisar voldria mostrar el meu màxim respecte i admiració cap aquelles comissions falleres que dediquen extraordinàriament el seu esforç físic i econòmic en la realisació de un digne ‘llibret de falla’ que perpetúe un any d’història colectiva.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.