UNA DE PIRATAS

¡Fíjate tú que hoy voy a escribir una entrada dedicada a la piratería….! Pero ¡no!… no voy a hablar de la SGAE, aunque los derechos intelectuales y de autor están últimamente ‘de moda‘ en las tertulias falleras.

Me apetece, ¡y mucho!, ‘dedicarles’ unas líneas a ese especie de ‘PIRATAS’ falleros que adulteran de muchas y variadas maneras concurso a concurso que convoca nuestra ente organizador: la Junta Central Fallera.

Voy a pasar de soslayo a aquellos que ‘contratan’ a personas y/o grupos para llevarse el gato al agua en play-back, teatro, pelota, etc….. ¡Sí! Ya sé que todo lo realizan legalmente. Que los ‘CORSARIOS’ contratados ya constan en el censo de la comisión en el momento de la inscripción…. pero, ¿son falleros?. (Perdón por lo de ‘Corsarios’, pero es que me ha venido al pelo ya que  su definición es: “marino particular contratado que servía en naves privadas con patente de corso para atacar naves de un país enemigo” ¿cuanta coincidencia, no?)

Tampoco voy a hablar de jurados. De momento no…. y eso que en los últimos meses habría mucho temita para comentar veredictos largo y tendido.

Me apetece hablar de las declaraciones de precio y clasificaciones de Fallas 2010. Si un ‘PIRATA’ es ‘un sujeto cruel y despiadado que no se compadece de los trabajos de otro’ puedo afirmar tranquilamente que en las Fallas hay mucho ‘pirata’.

Si ya de por sí hay secciones, tanto en mayores como en infantiles, en las que la diferencia entre el precio declarado de la falla más barata de la misma comparado con el de la más cara sea tan grande que hace que sea muy complicado valorarlas de igual manera; sólo falta que aparezcan los ‘BUCANEROS’ y ‘FILIBUSTEROS’ de las declaraciones.

Los primeros, que eran piratas que no desdeñaban efectuar el pillaje en tierra firme, son aquellos que declaran mucho menos de lo que realmente les cuesta la falla para intentar asegurar su éxito convertido en pódium fallero. Éstos son los más abundantes y los encontramos desde 1ªA en mayores y 1ª en infantiles hasta la última de las secciones. Con esta práctica adulteran totalmente las secciones y ‘gracias ellos’ nos encontramos fallas que triplican en presupuesto a algunas otras en una misma sección. Todo ello lo deben realizar, cosa que no entiendo, con la anuencia de una comisión que renuncia al 25 por cien de lo no declarado; ¡como para ir regalando está la cosa!. A veces también están ‘asesorados‘ por unos artistas que con esta práctica consiguen que su nombre quede encumbrado con un buen premio, que logran evidentemente jugando con ventaja respecto a sus compañeros de profesión y demostrando su incapacidad para superarlos, o al menos igualarlos,  en buena lid.

De todas maneras y gracias a Diós, esta práctica aunque en muchos casos contribuye no asegura para nada el éxito y en algunas ocasiones (recuerdo algunos recientes que no voy a citar) se transforman en sonados fracasos en los que las comisiones se quedan con un premio numérico aproximado al que hubiesen obtenido en la sección en la que moralmente debían competir y sin la ‘pasta’ del 25 por cien no declarado. Y por ende, en peor situación queda un artista que pese a cobrar más que sus compañeros no demuestra en su trabajo la solvencia que de él y del precio pagado se esperaba….. y después a quejarse y a buscar nuevas fallas para realizar la misma operación.

Los ‘FILIBUSTEROS’‘, que se caracterizaban por actuar en localidades cercanas a la costa, son aquellos que declaran más de lo que realmente les cuesta la falla para así conseguir defraudar a las arcas municipales unos euros cuya destinación probablemente no sea la que debiera ser según su concesión. Estos ‘listillos’, que se jactan de ello y contribuyen activamente a que el Ayuntamiento un día de estos cierre el grifo, pasan totalmente de la falla; pero no siempre pasan de los premios soltando a bocajarro la manida frase de: ‘¡Ché, un palet, el que siga, encara que siga l’últim!¡Si lo únic que vullc és que la meua Fallera Major no es cabreje i vaja a pel premi a la plaça de l’Ajuntament!’.  Ese día, el de la recogida de premios, van el Presidente (con cara de circunstancias), la Fallera Mayor y su hermana, el estandarte y los músicos…..En confabulación con ellos está ese artista que hincha su factura a cambio de firmar el contrato y a su vez poder declarar algún dinerillo de la realización de fallas que no necesitan la factura.

Otros son aquellos que no optan a la subvención que concede el ayuntamiento y que de esta manera, liberados de tener que declarar la verdad (o cercano a ella), se colocan en las secciones en las que piensan que pueden optar al pódium y conseguir ‘palet’, medalla y…. premio en metálico. Hay artistas que conocedores de este tema prefieren plantar en una de estas comisiones que no les exige factura, que concursan en JCF, que declara menos, que va a una sección ‘a ganar’ y encima que puede llevarse ‘unas pelillas’ del premio en metálico ¿Qué más pueden pedir?

Pero por suerte, aunque piratas ‘haberlos haylos’, siguen siendo una minoría… y es que en este querido ‘mundo fallero‘ se cumple a rajatabla la máxima de ‘hecha la ley, hecha la trampa’. Espero y deseo que el tiempo (o si pudiera ser los jurados este mismo año) ponga a cada cual en su sitio.

~ por jvmarco en 11 diciembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: