MORDERSE LA LENGUA

Ya hace muchos meses desde que el 3 de Septiembre de 2010 se publicó el último post en este sitio. Muchas cosas han sucedido desde que puse fin a aquel ‘Stand-by estival’ y reconozco que muchas también son las veces que he estado tentado a escribir algo… pero por unas cosas u otras no he llegado a conseguirlo…. Hoy me pongo decididamente a ello.

Hace exactamente una semana en una cena y posterior tertulia con unos de esos amigos con los que se puede hablar tranquilamente de fallas (y de otras muchísimas cosas) sin temor alguno a medir tus palabras, sin temor a que éstas sean derivadas malintencionadamente hacía terceras personas, les expuse mis pensamientos acerca de la creación de este pequeño artículo y las motivaciones para escribirlo……. Y creo que a lo largo de la sobremesa post-cena, con crema de orujo incluida (buenísima), llegué y llegamos a la conclusión de que en esto de las Fallas el hecho de ‘morderse la lengua’ llega a ser todo un arte.

Hay gente que ‘le da a la lengua’ con excesiva facilidad, vanagloriándose de tener información ‘privilegiada’ y que no hacen más que extender sombras sobre todo aquello que intencionadamente les ‘interesa’ desprestigiar. Suele suceder que estas personas que constantemente ‘sacan la lengua a pasear’ acaban con ‘el culo al aire’.

Otros, aficionados a criticar y a hablar mal de los demás con su ‘lengua viperina’ no dejan títere con cabeza…. eso sí, sin hacer el más mínimo ejercicio de autocrítica. La culpa siempre es y será de los demás.

Hay personas que se ‘van de la lengua’ para pretender parecer ser ‘algo’ que jamás podrán llegar a ser, olvidando que la discreción es una de las grandes virtudes.

Las hay también con la ‘lengua larga’……, gente cargada de razón cuya verdad es la única, la válida, la incostestable. Los hay falleros y no tanto. Los hay con título y sin él. Los hay mortales e inmortales.

Hay, en épocas de elecciones, políticos que parecen ‘haber comido lengua’ y que ‘descubren’ (o redescubren en el mejor de los casos) que las Fallas son un extraordinario movimiento social al que si se le dedica un poco de tiempo de campaña electoral (tampoco demasiado visto lo visto) se le puede sacar algo de jugo en forma de votos. Es hora de ‘tirarles de la lengua’ y que se mojen de una vez poniéndose con rotundidad y de verdad al lado de las Fallas o desmarcándose de ellas (probablemente hasta las próximas elecciones).

Hay también ‘malas lenguas’ que critican, censuran, dirigen, tergiversan, difaman, etc…. y que aún tienen la desfachatez de autoproclamarse ‘salvadores de la patria, de la fiesta, de la comunidad, de la falla y hasta de la maltrecha economía nacional’…… Vamos ¡que sin ellos los demás no seríamos nadie!

Y hay, ¡por supuesto que los hay!  falleros y falleras, dispuestos a realizar esfuerzos año tras año, ejercicio tras ejercicio para llegar aunque sea ‘con la lengua fuera’ a cumplir con el objetivo de plantar una falla. Vaya desde aquí mis felicitaciones y ánimos para todos ellos…… y para los otros me voy a permitir la licencia de no ‘morderme la lengua’: ¡que se vayan de una vez ‘a fer la ma’!

~ por jvmarco en 13 mayo 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: