JUAN CANET. CREADOR Y VÍCTIMA DE UN ESTILO

Any 1993 - Falla Infantil Blanqueries

Cuando en el mes de Noviembre pasado se conoció la noticia del fallecimiento de Juan Canet ya pensé en escribir unas líneas sobre este artista, mientras leía en las webs falleras “de cabecera” su impresionante currículum plagado de éxitos y premios…. pero quizás con un final un tanto amargo. En esta pasada semana también la comisión fallera con la que consiguió un mutuo impulso hacia los triunfos, realizó en su casal un acto-homenaje a su figura, así como la creación de un nuevo premio que con su nombre viene a engrosar el número de ellos dirigidos a las fallas y sus artistas.

Yo no quisiera volver a incidir en la impresionante cifra de máximos galardones de la categoría especial infantil en Espartero – Ramón y Cajal, ni cuántos de ellos fueron consecutivos; tampoco de los otros primeros premios en Na Jordana, ni de las fallas infantiles de especial de Archiduque Carlos – Chiva, Obispo Amigó – Cuenca o La Parreta, falla esta última que vió una de sus primeras obras….. ni siquiera de la gran presencia de ninots indultats que se exhiben en el Museu Faller y que viajaron desde su taller a Montolivet.

Any 1994 Falla Infantil Nador - Miraculosa

Me gustaría, en principio destacar en él la constancia y fidelidad a una manera de concebir las fallas infantiles. Empezó y concluyó su carrera artística acompañado de un estilo al que muchos denominan “Estilo Canet” que, con algunos cambios en la composición, pasó del éxito al encumbramiento para finalizar siendo el pretexto que acaba por descabalgarlo de la máxima categoría primero, e iniciar su declive profesional, que no artístico, después.

Pese a que cuando veía el panorama de las fallas infantiles desde lo más alto de la cima ya vislumbraba una nueva generación de artistas con un cambio de concepción y estilo, Canet no renunció nunca a sus fallitas cargadas de puntillas, oropeles y barroquismo pese a ver que las mieles de los éxitos iban cambiando de acera….. y este hecho acompañado de la incomprensión quizá fue una cosa que le quedó pendiente de asumir. No obstante es indiscutible que sus creaciones, desde la primera a la última, tienen un marcado sello personal fácilmente reconocible… y esto no sé si será bueno o malo, no sé si todo cambio es progresión o no, pero hay algunos artistas de los que en estos últimos años plantan en secciones importantes, tanto en grande como en infantil, que no pueden decir lo mismo.

Any 1995 - Falla Infantil Bisbe Amigó - Conca

Yo conocí la obra de Canet, como casi todo el mundo, en Espartero, cuando siendo un chaval ávido de empaparme de todo lo que en la calle en cuestión de Fallas se ofrecía, me quedaba boquiabierto ante aquellas fallitas que mostraban cosas diferentes, cargadas, perfectas, con ninotets de expresión pícara y dulce a la vez, con ornamentación llevada al extremo y con detalles que hacían que el tiempo de visita se extendiera más de lo normal. Los años pasaron y Canet seguía triunfando en Espartero… después en Na Jordana… y después pese a mantener el reconocimiento público general por su aportación,  sus obras parece que acusaron más que otras el cambio de concepto por el que atravesaron las fallas infantiles, llevado a efecto por una espléndida generación de nuevos artistas, al que él, fiel a sí mismo, decidió renunciar.
En esos años, junto a más edad adquirí un poco la responsabilidad en mi comisión de proponer la contratación del artesano o artesanos que confeccionaran las fallas. Juan Canet era un artista al que, gracias a sus trabajos, acompañaba el éxito en las secciones por la que se movía mi comisión en aquel entonces. Recuerdo perfectamente que cuando se hacía pública la lista de comisiones y artistas que componían la sección en la quedaba encuadrada la falla infantil,  y aparecía el nombre de Juan Canet era sinónimo de premio seguro, probablemente además con “medallita”, una falla difícil de superar y otro “millor ninot de secció” que se escapa. Y con esas premisas me decidí, a finales de los ochenta, a acudir a él para intentar su contratación.

Any 1996 - Falla Infantil Avguda. Burjassot - Crtra. Paterna

Lo primero que me sorprendió fue la localización de su taller en el barrio de Marchalenes. Cuando llegué a la dirección que me habían facilitado me pregunté que cómo era posible que aquellas fallitas cargadas de adornos y ostentosa ornamentación pudieran salir de aquel taller con aspecto próximo al derrumbe. Esa debió ser la vez que más cerca he estado de conocer a Juan Canet, o al menos de hablar en persona con él……. pero no. Me atendió en la misma puerta de la calle la persona que fue su amigo y mano derecha: Juan Navarro, al que también se le conocía como “Sandalio”. Tras un breve saludo Juan fue directo al grano y sin intención si quisiera de conocer el nombre de la comisión me preguntó por el presupuesto. Le informé de la cantidad de pesetas (entonces aún eran pesetas) que la falla ponía a su disposición y más o menos en la sección en la que nos gustaría quedar (esa era el protocolo a seguir cuando no existían las subvenciones…..¡ y en algún caso actual también!) y la respuesta fue clara: “con ese dinero no podemos hacerte la fallita… pero si la aumentáis 100.000 pts. os pasamos un boceto de una de primer premio”…No hubo más negociación…… y Juan Canet, por desgracia, nunca plantó en la demarcación de mi falla.

Any 1998 - Ninot Falla Infantil C. Malilla - Enginyer J. Benlloch

Lejos del indudable valor artístico, éxito y premios de la máxima categoría infantil que acompañaron durante los últimos años del siglo XX a este artista, me gustaría destacar la infinidad de fallitas que plantó en numerosas comisiones de nuestra ciudad en secciones más modestas, fruto de un excelente acabado en la reutilización de piezas modeladas en años anteriores para proyectos de mayor envergadura, y que le llevaron a coleccionar numerosos galardones.
Tras largos años de subida en la que su obra sumó un ingente número de admiradores, llegó al final de su carrera con la etiqueta de “pasado de moda” que le pusieron sus detractores, que también los hubo. Lo que nadie puede negar es la importancia adquirida por su figura en la historia de las fallas infantiles. Consiguió revolucionar, desde su particular estilo, el concepto de “fallita” aumentando entre el público, fallero y no fallero, el interés por las mismas y aportar su granito de arena para sacarlas de la indolencia. Exáctamente la misma indolencia con la que el mundo fallero ha visto desvanecer el mito hasta que, demasiado tarde, empieza a recibir el reconocimiento a toda una trayectoria que en vida no pudo disfrutar.
Gracias Canet por tus fallas. 

 

Any 1999 - Falla Infantil Archiduc Carles - Chiva

~ por jvmarco en 17 enero 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: